domingo, 27 de julio de 2014

NEUROCIENCIA

Los pensamientos generan diferentes tipos de emociones y cada emoción que experimentamos produce una respuesta química que circula por todo el cuerpo por medio de neuropéptidos.  
Como explica la neurobióloga Candace Pert, quien llamó a estos neuropéptidos moléculas de emoción, cada célula se comunica con las demás y todo el cuerpo sabe lo que está pasando. La doctora Pert dice que nuestras emociones deciden “a qué vale la pena prestar atención”.
¿Por qué siempre emprendemos la misma clase de relaciones, o atraemos el mismo tipo de jefes, o discutimos por las mismas cosas, o hacemos las cosas de una misma manera….? Si esta rutina te produce algún tipo de sufrimiento está en tus manos cambiarla.

Las nuevas investigaciones en neurociencias hablan de la capacidad plástica del cerebro. La plasticidad cerebral se refiere a la propiedad que tenemos de poder modificar y reordenar las conexiones entre células nerviosas o redes neuronales (neuroplasticidad), pero también a la capacidad que tenemos para producir nuevas neuronas (neurogénesis) a cualquier edad. 
Candace Pert dice: “En el mundo de la profundidad de nuestra bioquímica, se encuentra nuestro potencial de cambio y crecimiento”.
Este cambio lo podemos hacer a través de técnicas de relajación, visualización, meditación, cambios en el estilo de vida, en la interpretación de los acontecimientos, hacer cosas nuevas y creativas...
La relajación es uno de los primeros recursos de los que disponemos para afrontar el estrés. El Dr. Benson (lleva más de treinta años investigando los efectos de la relajación en la recuperación de la salud), nos confirma que a través de la relajación podemos llegar a cambiar incluso los hábitos más perjudiciales.   

EJERCICIO PRÁCTICO:
Crea tu propio ejercicio diario. Si estás trabajando los cuarenta días del cambio, sigue sin desanimarte. Animo también a los que no hayan aun comenzado.
Para poder cambiar algo necesitas hacer algo diferente, necesitas un inicio de voluntad, de querer hacer.
Aunque estés de vacaciones, busca instantes de silencio y relajación, de sentir el presente en cada acción, sea cual sea.
Gracias por tu atención. 

domingo, 13 de julio de 2014

RENUNCIA A LA PEQUEÑEZ

Elige este pequeño instante, ahora mismo, como si fuera todo el tiempo que existe. Pero, para encontrar este instante en que está todo, debes renunciar a la pequeñez, que es la creencia de que no somos merecedores y de que tenemos que hacer algo para que Dios nos mire.
Si sientes la tentación de desanimarte pensando que te va a llevar mucho tiempo cambiar, pregúntate, ¿es mucho un instante?
Para poder conectarnos con todo y sentir que somos todo, hemos de desprendernos de nuestra pequeñez y creer que Somos.

"...Cuando te lanzas en pos de cualquier cosa externa, creyendo que te ha de brindar paz, estás empequeñeciéndote y negando tu propia paz."
"...Mantente constantemente consciente de tu propia grandeza (sin orgullo), en un mundo en el que reina la pequeñez, es una tarea que los que se menosprecian no pueden llevar a cabo." Un Curso De Milagros.

Observa tu vida, el universo te da siempre lo que proyectas en él, sea con pequeñez o con grandeza. 

EJERCICIO PRÁCTICO:
Aun en verano, no dejes de ser consciente de ti, de tu respiración de tu cuerpo, de tus emociones y pensamientos, e incluso del poder de tus palabras.
Busca tus momentos de conexión con tu alma.
Respira conscientemente durante unos diez minutos.
Ahora visualiza tus proyecciones, ¿salen de tu grandeza de espíritu o de la pequeñez a la que aun te aferras?.
Silénciate y no te engañes, lo que vives te da la respuesta.

Sigue trabajando en ti mismo y, si has emprendido la tarea de los cuarenta días del cambio, te animo a que continúes si es así como lo sientes. 
Tu perseverancia surge de lo más profundo de ti mismo.

Gracias por tu atención.

domingo, 29 de junio de 2014

LOS CUARENTA DÍAS DEL CAMBIO

Durante este verano propongo hacer un trabajo de autoconocimiento y realizar un proceso de cambio, para quien tenga interés en progresar hacia una conciencia de integración.
En primer lugar, sería interesante visionar atentamente este vídeo:



Date un tiempo (un día o dos) de reflexión para pensar en los aspectos de ti mismo que quisieras mejorar o cambiar.
El trabajo que propongo te ocupará aproximadamente unos quince minutos en la mañana y otros tantos por la noche, durante cuarenta días seguidos (si saltas alguno, vuelta a empezar). 
El vídeo es orientativo, yo te propongo algo más sencillo: puedes escribir tus notas cada día o, si tienes mucha voluntad y perseverancia, puedes hacerlo mentalmente. 
Piensa que no son obligaciones o deberes, son regalos que te haces a ti mismo.

Por la mañana:
1 – ¿Dónde estamos? ¿En qué día de la "cuenta atrás"? 
Comienzas en el día 40 y cada día te sitúas en el día en que estás hasta llegar al día 1, que será el final del proceso.

2 – Prográmate, como máximo, 7 “nacimientos” a una nueva vida. 
Mírate y siente qué te “duele” y qué carencias crees tener. 
Busca objetivos o metas con frases positivas, con la neurolingüística óptima, en positivo, en primera persona, de ti y para ti, en presente, con pasión, y como un hecho ya realizado.
Por ejemplo, si me creo inseguro en las situaciones y quiero cambiarlo, diría: "estoy naciendo a una nueva vida en la que me siento seguro y confiado y disfruto de ello", o "estoy naciendo a una nueva vida en la que gozo de perfecta salud física y mental", o "estoy naciendo a una nueva vida con una economía que me permite disfrutar de todo lo que necesito", o "estoy naciendo a una nueva vida con una relación armónica y coherente conmigo mismo y con los demás"...
Luego construye esos decretos y, aunque los primeros días te parezcan imposibles de conseguir, pon emoción al escribirlo o al decirlo, añade algo cuando lo sientas, pero sin cambiar de tema, usa términos opuestos a las carencias (miedo-confianza, dependencia-autonomía, ...).

3 – Pon un título al día de hoy, que brote de tu intuición, rápido, conciso, un título para un nuevo día sin haberlo vivido. Como el título de una novela antes de haberla escrito.

4 – Agenda evolutiva: decide hoy hacer algo que tienes pendiente hacer, hacia ti o hacia alguien (una llamada, una sonrisa, un regalo, apuntarte a…).

5 – Reflexiona sobre decisiones o acciones que hayas proyectado para hoy, verbaliza pequeños decretos positivos que te ayuden en el día de hoy.


Por la noche:
1- ¿Qué me ha sucedido hoy de especial, mágico o significativo? Retrospección del día: descubre lo que te emocionó, mira el día y descubre la magia. 
El ejercicio de mirar durante 40 días aumenta tu estado de atención a las señales; el camino es benévolo, es sencillo y existen señales para encontrar lo que nos beneficia. Aprende a mirar, a escuchar la intencionalidad evolutiva.

2 – ¿Qué he aprendido hoy de aquello que no me ha gustado, o no ha salido como yo quería? Imprevistos, cosas “negativas”. 
Observa que tienes dos alternativas: quejarte o aprender. El aprendizaje puede ser rápido, o quizás en espacio de días o semanas, será a tu ritmo, pero, cuando aparezca, podrás captar la intención del universo ante el aparente conflicto. La pregunta sería, ¿para qué? El universo es benévolo, pero debemos descubrir sus claves.

3 -  ¿En qué he progresado hoy? o ¿Qué estoy repitiendo?  
No busques grandes cosas, dale importancia a cosas sencillas que has hecho hoy mejor o diferente que ayer. La felicidad es darte cuenta de que estás creciendo.

Es aconsejable tomar cuarenta folios, numerarlos y escribir cada día en el que corresponde, así puedes ver mejor tus progresos que si solo es un trabajo mental, tú decides. 

Durante este verano recibirás recordatorios de refuerzo a tu trabajo y si tienes alguna pregunta o duda contacta conmigo.

Compromiso y perseverancia.
Muchas gracias por tu confianza.

viernes, 20 de junio de 2014

SOLSTICIO DE JUNIO

Para mañana, os propongo que nos conectemos mentalmente a la hora del solsticio de junio (verano o invierno según el hemisferio), sábado 21 de junio (cada quién debe calcular el horario en su localidad).
En la zona desde donde os escribimos comienza el verano a las 10h y 51m, hora solar o UTC, por lo tanto serán las 12,51 hora local oficial en Barcelona, España.
Si lo deseas, a esta hora puedes concentrarte mentalmente en una intención de agradecimiento al nuevo ciclo de luz, alineándote con la luz del alma, con deseos de paz para todos los pueblos, de luz en las mentes y de amor en los corazones de todos lo seres.
Si tienes esa intención, prepárate unos 15 minutos antes.

EJERCICIO PRÁCTICO:
Busca tu espacio y conecta con tu respiración conscientemente.
Toma ese papel de observador de ti mismo.
Pon atención a tu respiración unos 10 minutos.
Ahora visualízate formando parte de un inmenso círculo de seres humanos. Observas que muchos nos conocemos y nos sentimos unidos por la misma intención: agradecer, integrar, sonreír, paz, luz, amor.
Conexión: visualiza el sol en el centro de este círculo, siente y repite tres veces "YO ESTOY EN LA LUZ".
El sol se acerca y penetra en tu cabeza, por el centro de tu frente. Siente y repite tres veces "LA LUZ ESTÁ EN MÍ".
Deja que esa luz se desplace a tu corazón. Siente y repite tres veces "YO SOY LA LUZ".
Quédate unos momentos en silencio y siente esa conexión con el mental superior, donde habita el alma: "YO SOY LA LUZ DEL ALMA, LA LUZ DEL ALMA SOY YO".
Ahora sigue con un mantra de alineación física/emocional/mental y agradecimiento a la luz en su máximo esplendor (verano), o en el inicio de su crecimiento (invierno).

MÁS RADIANTE QUE EL SOL (mental)
MÁS PURO QUE LA NIEVE (emocional)
MÁS SUTIL QUE EL ÉTER (físico)
ES EL ESPÍRITU EN MÍ
YO SOY ESE YO
ESE YO SOY YO

Cuando des por terminada tu práctica, visualízate inmerso en un gran abrazo humano impregnado de luz. 
Silencio.  

Realiza esta práctica siempre que lo sientas, sin buscar nada, solo observa, solo escucha.

Muchas gracias por tu confianza y atención.

domingo, 8 de junio de 2014

EXPRESIONES LIBERADORAS

Entrar en el templo de los sentimientos y emociones es reconocerlos, ser consciente de ellos, y comprender que no somos esos sentimientos ni esas emociones, sino la conciencia que los puede observar, humanizar, canalizar, consagrar y purificar.
Hoy os propongo un juego de equilibrio emocional: hemos hablado muchas veces de los cinco elementos de la filosofía china, pues bien, cada elemento está representado por determinada expresión emocional y, por lo tanto, ésta es liberadora y canalizadora de las emociones y órganos que rige.
Al elemento agua le corresponde el llanto, mueve el agua de riñones y vejiga, disipa el miedo reprimido y equilibra tu confianza. Permítete llorar cuando aflore el llanto.
En el elemento madera el grito es liberador de la rabia y de la intolerancia, libera toxinas del hígado y vesícula y te vuelve adaptable. Toma inspiraciones profundas y, desde el dan tien (dos dedos por debajo del ombligo) y durante la espiración, emite gritos liberadores desde tus entrañas, no desde la garganta.
En el elemento fuego la risa y la sonrisa equilibran el corazón y el intestino delgado, estimulan la creatividad, te liberan de la rutina y fortalecen la circulación sanguínea. Sientes la emoción básica del amor, la alegría. No la confundas con la exaltación, la alegría es la eterna sonrisa en cualquier experiencia que vivas.
El canto te libera de la duda y de la obsesión, te lleva a la acción y equilibra el bazo, el páncreas y el estomago (elemento tierra). Practica el canto, no hace falta que sepas canciones, deja que salga la canción creativa desde cualquier sentimiento o emoción que experimentes.
Y por último, el gemido te sumerge en la plenitud, te libera de la posesividad y equilibra los pulmones y el intestino grueso (elemento metal). Date permiso para gemir: inspira profundamente y, durante la espiración, deja ir cualquier clase de gemido desde lo más profundo de tu ser.

Podemos probar a experimentar conscientemente estas expresiones tan instintivas y tan humanas, excelentes herramientas de liberación,  que con las reglas sociales la humanidad ha ido reprimiendo.
A través de las vocales, tal como se empezó a comunicar la humanidad antes del lenguaje propiamente dicho, podemos cantar de forma muy sentida e intuitiva la canción de la tristeza, de la paz, de la alegría, etc., expresando diversas emociones cuando éstas surjan. Aaaaeeiouuuu, eeeiuuoooaa…, por ejemplo. Observa cómo tu canto se transforma en un ritual sagrado.

EJERCICIO PRÁCTICO:
La práctica que hoy te propongo es el canto de esas tres canciones únicas, dentro de tu meditación.
Busca tu momento, tu espacio, decide entrar en tu templo interior. 
Observa tu postura, observa tu cuerpo físico y siente su vibración.
Observa tu respiración y dedica unos minutos al ritmo respiratorio (6 – 3 – 9 – 3)
Ahora pon tus manos alrededor de la garganta y emite la A. Siente donde vibra. En la misma nota, siente la E, la I, la O, la U. 
Atención.
Deja ya tus manos sobre tu regazo y canta la canción de la tristeza. Como la sientas y con las vocales que escojas, permítete experimentar la tristeza desde tu corazón y así ésta se consagra. 
Silénciate y observa.
Ahora de la misma forma canta la canción de la paz. 
Silénciate y observa.
Por último y más exultante canta la canción de la alegría hasta el fin de la práctica. 
Silénciate y observa. 
Decide sonreír.

Trabajo para el último día de curso, lunes 16 de junio, celebrando y agradeciendo el solsticio del día 21 y hasta el próximo encuentro en octubre.

El blog sigue activo también en verano, esperamos vuestros comentarios.
Gracias por tu atención y confianza.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...