domingo, 19 de abril de 2015

BASTA CON RESPIRAR

El alma necesita expresarse a través del cuerpo, tu forma es tal como debe ser. En algún punto anterior a la manifestación concreta, tu vibración determinó un patrón de ordenación que creó tu cuerpo físico tal como es; ese es el primer vínculo que debemos establecer para que el alma se exprese: conocer, sentir el cuerpo.

Pon atención a tu cuerpo, al más diminuto de tus órganos. Una enfermedad revela el olvido de alguna de sus partes y de sus diversos ritmos. El cuerpo se expresa en variados ritmos: el ritmo del corazón, el ritmo de los intestinos, el ritmo del sueño y la vigilia, el de la respiración...

El mayor ritmo es el de la respiración. Restaurar el vínculo con el cuerpo es recordar la respiración. Cuando pierdes contacto con el cuerpo, literalmente no respiras, ¿respiras? Cuando te atormentas, cuando pierdes la raíz, cuando pierdes conexión, te has olvidado de respirar. Vuelve a respirar, lleva el ancla de tu mente a la respiración, respira conscientemente. La respiración es la manifestación más total, más global, más elemental y más perfecta de la vida; es la sinfonía del universo en ti. Cuando respiras conscientemente te vuelves a anclar al mundo, es el mayor vínculo.
Recuperas todo tu potencial cuando te acuerdas de respirar.

Y ¿cómo puedes respirar? Respirando. Uno respira respirando. Uno vive viviendo. No respiras para otra cosa que no sea respirar.
La conciencia siempre es presente, estás en lo que haces. Camino caminando, como comiendo y respiro respirando.
No busques una finalidad. Tú eres en el hacer cuando eres consciente del hacer. Cuando respiras de forma consciente, entras sin pretenderlo en la pausa y entonces entras en ese territorio sagrado de la quietud y conquistas el centro, el presente. Por eso la respiración es una ciencia de sabiduría en todas las tradiciones.

Respirar para cualquier otro objetivo sin saber, es peligroso. Hay técnicas que llevan a determinada respiración para salir del cuerpo, o lo que se llama un renacimiento o un viaje astral y le puedo llamar conciencia trascendental, pero no es más que entrar en el mundo total de la ilusión. Tú no puedes hacer un renacimiento ni volverte espiritual en un fin de semana por decreto. Tú te vuelves espiritual si respiras segundo a segundo, día a día, si te amas y amas en todos los momentos, no simplemente porque tengas una técnica especial para volverte espiritual. Esas técnicas no existen. La vida es mucho más sencilla: es respirar siendo consciente de que respiras, entonces vives y suceden cosas milagrosas. Tu respiración se hace más lenta, no porque lo pretendas, si no porque no tienes prisa, estás donde tienes que estar, se termina tu impaciencia y tu irritabilidad, tu cerebro recibe esa orden, soy y estoy.

Se vuelven importantes las pausas y los ritmos en tu respiración. Todo tu cuerpo, tus órganos, tus células reciben sanación.

Haz de la vida una respiración. Eso es la meditación que te ayuda a salir de la turbulencia externa y entrar en tu paz interior. Pero esto no es una fábula, está a tu alcance, es respirar conscientemente, sentir profundamente ese ritmo en cada instante y no dejarlo solo para unos momentos del día. Es todo muy sencillo, cuando respiras puedes llevar un sentimiento de gratitud a todo tu cuerpo y el cuerpo expresa esa gratitud. ¿Qué pierdes si lo pruebas? Basta con respirar.



EJERCICIO PRÁCTICO:

Busca espacio y tiempo para tu práctica respiratoria. Quizás varios momentos al día, en que observes tu respiración.
Si puedes, realiza 21 respiraciones controladas: inspiración 6, retención 3, espiración 9, pausa 3. 
Después, deja que la respiración se realice en tu forma habitual, pero sigue observando y siendo consciente de tus sensaciones.
No te propongas conseguir nada, no analices nada, solo respira y escucha.
Tu respiración es una gratitud hacia ti mismo y hacia tu cuerpo.
Ámate, ama tu cuerpo tal como es, escucha sus distintos ritmos, escucha y respira. 
Silencio.

Esta es tu mejor técnica espiritual, el vínculo con tu cuerpo y con sus diversos ritmos y la conciencia de ellos sin ninguna expectativa, sin ningún juicio. Silénciate, solo respira.
Con la práctica trasladas tu atención a la respiración en cualquier momento de tu actividad y eso te hará sentir el presente.

Gracias por tu atención.

Trabajo grupal de los lunes 27 de abril y 4 de mayo

domingo, 5 de abril de 2015

LA MEJOR RECOMPENSA

Otra falsa creencia que genera la incapacidad de alinear nuestro cuerpo y nuestra mente es la confusión en la búsqueda de placer.
La vida, de por sí, ya es placentera si estás en tu centro.

Sabemos que el principio de la evolución de nuestro cerebro es la recompensa. Lo que produce placer comporta recompensa, y lo que produce recompensa se multiplica en la vida y me hace crecer, así aprendemos. El proceso de aprendizaje va de la mano de la recompensa, pero otra vez nos distraemos, nos confundimos, nos polarizamos.

El místico busca su placer en el contacto interior, en la renuncia del mundo, en el sacrificio que cree que debe hacer para hallar la luz..., y eso, para él, puede ser igual de placentero como para otro la búsqueda del placer externo: el poder, el éxito, relaciones sociales... Ambos buscan lo mismo, en extremos opuestos.

La vida tiene que ver con la necesidad de complacernos, y los dos principios básicos son: relajación y excitación, en su justa medida. Si no nos complacemos, no experimentamos la armonía en nuestro cuerpo emocional/astral. Buscamos el éxtasis, la unión, pero lo buscamos en los opuestos: hacia el interior (como el místico, en la renuncia y el sacrificio), o hacia el exterior (en la familia o en la sociedad...o quizás, si ahí no encontramos la respuesta esperada, a través de medios ficticios: alcohol, drogas, comida, sexo...).
Sin embargo, esa búsqueda es evolutiva, es el motor de la vida, nuestro cerebro esta conformado así.

Pero … deberíamos volver al centro, sin excluir nada, sin apego a nada. Nuestra propia vida cotidiana debería ser nuestra propia recompensa en cada instante, ya que, si el primer principio es la relajación y no la puedo hallar en mi (en mi aceptación, en mi perdón,...) la buscaré en la comida, en el licor, o a través de sedantes o excitantes,..., que, como resultado, me llevarán a una excitación también ficticia. Si por el contrario, esa relajación responde a una respuesta de amor a mi mismo, podré pasar a la excitación de una vida con sano entusiasmo, una vida apasionada por mi acción, podré comprender la vida, podré sentir lo que pide de mi, y mi cerebro recibirá la preciada recompensa.
Entonces habré conseguido la alineación en mi de mis diversos niveles y la luz fluirá sin trabas.

¿Vivo solo para la búsqueda del placer...? ¿...u obtengo el placer viviendo mi vida tal como es?
Deberíamos aprender a vivir por el propio placer de vivir. Hacer las cosas por el propio placer de hacer cada cosa, o ¿estás siempre buscando algo en la vida, que no es ahora?

Ni la renuncia del místico, ni el placer fugaz del hedonista, encuentran placer en lo prioritario del instante.
¿Qué es lo prioritario? Lo que surge ahora, lo que emerge. La vida se espiritualiza cuando soy consciente de ahora, cuando mi acción es lo de ahora. No soy más espiritual meditando en un ashram, que sonándome la nariz. Lo que ahora surge es lo espiritual, la vida es espiritual si tu estás presente, si estás en lo que emerge y no se puede aplazar. Lo que brota ahora está cambiando de nivel y está en presente, eso es lo esencial, es mi meditación, mi alineación. Cuando reconocemos la necesidad del momento, nuestros actos son puros y nacen de nuestra coherencia entre el pensar y el sentir, es una acción inspirada, nace del alma, eso es meditar, eso es placentero y es con lo que experimentas la mayor recompensa.



EJERCICIO PRÁCTICO:

No dejes tu práctica diaria, estás en ti, en tu postura, en tu respiración, en tu presente.
Realiza 21 respiraciones conscientes: 6 inspiración, 3 retención, 9 espiración, 3 pausa. Después deja que tu respiración fluya de forma habitual en ti.
 
Visualízate en tu día a día.
¿Qué es lo que quieres? ¿Qué es lo que sientes? ¿Hay obligación en tus actos? ¿Pones en ellos el corazón? Observa y obsérvate.
Si estás en ti, en tu presente, pondrás el corazón en lo que haces sin esperar recompensa externa.

Sin embargo, sea cual sea tu acción, si es desde tu centro, sentirás la mayor recompensa en la plenitud que hallarás en ti.
Sin renuncias, sin placeres fugaces, encuentra el placer en el propio placer de vivir.
Silencio. Respira. 
Siente tu propia recompensa en este instante de plenitud.



Trabajo grupal para los lunes 13 y 20 de abril.
Muchas gracias por tu atención.

domingo, 15 de marzo de 2015

FALSAS CREENCIAS

¿Cuáles son los ruidos que nos impiden crecer?...porque lo que Somos ya lo Somos, no hay que hacer ningún esfuerzo por Ser. En nosotros ya hay una Identidad Espiritual, nacemos con ella, pero para revelarla hay que renunciar a las falsas identidades, como si fueran viejas vestiduras.
Esas falsas identidades son falsas creencias, ya que todo es información y nosotros somos producto de lo que creemos, de códigos de pensamiento en torno a los cuales se ordena nuestra vida y se ordena nuestro cuerpo. Pero si lo que creemos es falso, llevamos una vida falsa, ya que tenemos falsos condicionamientos.

La creencia más falsa y terrible es la creencia en la existencia de la muerte. Cuando comprendes, sabes que no existe la muerte y quitas el ruido más básico de nuestra existencia, de nuestro camino hacia nuestra Identidad Espiritual: el terror a la muerte.
Ese terror interno es la consecuencia del terror o terrorismo externo. Creer que la vida tiene un precio, que la muerte existe, o que la vida puede terminar, es lo que nos lleva a una gran confusión dual: confundir la vida con nuestra experiencia en ella.
La Vida es Una. No puede tener, ni tiene, fin. Es esa gran Onda de Conciencia de la que nosotros vivimos una partícula aprendiendo, adquiriendo, asimilando parte de esa conciencia y renovando nuestra materia constantemente, hasta adquirir Plena Conciencia.
Renuncia al temor a la muerte y no tendrás miedo a perder, ya que no hay nada que perder. Todo Es cada instante. El temor a morir lleva irremediablemente al temor a vivir.

El mayor servicio que podemos hacer a la humanidad es cambiar esa cultura oscura de la muerte en nosotros, en nuestra familia, en nuestro entorno.
Vemos cómo la medicina se deshumaniza porque no lucha por la vida, si no en contra de la muerte, y entonces se convierte, de medicina de la salud, en medicina de la enfermedad. 
Al no ser conscientes de ello nos hemos convertido en víctimas de nuestra propia creencia y hemos instituido días concretos para la “lucha en contra" de determinadas enfermedades.
El día que en vez de luchar contra la enfermedad, promovamos la salud, que es la integridad y manifestación de la Unidad de la Vida, todos disfrutaremos de una buena salud, nuestras células llevan ya esa información.
Pero no hace falta que esperemos a que lo descubra la ciencia, lo podemos descubrir en nosotros escuchando nuestro cuerpo y tomando parte en la autogestión de nuestra salud. Ser responsables de nuestra propia integridad, de nuestra propia vida, apostando por el amor a la vida y no por el temor a la muerte.


EJERCICIO PRÁCTICO:
Encuentra tu momento de interiorización. No dejes de practicar, poco a poco descubrirás recursos internos que creías no tener.
Acomódate, observa tu postura, tu cuerpo, tu respiración…
Inspiración 6, retención 3, exhalación 9, pausa 3. 
Haz 21 respiraciones controladas y después deja que la respiración fluya de forma habitual en ti.
Observa diferentes partes de tu cuerpo e intenta sentir la energía en ellas, no tengas prisa.
¿Cómo sientes los pies? su forma, sus apoyos, su temperatura, su vibración… observa.
Y así en diversas partes de tu cuerpo. Aprende a sentir los mensajes de tu cuerpo y lo que te demanda.
Goza de esa sensación, siente. El temor se diluye, te entregas a la vida.
Cuando des por finalizada la práctica, agradeces a todos tus órganos, agradeces a todas tus células, agradeces la vida.
Silencio.

Muchas gracias por tu atención

Trabajo grupal de los lunes 23 y 30 de marzo.

jueves, 5 de marzo de 2015

EL ARTE DE VIVIR

La vida es información y movimiento. A veces nos quejamos de que pasan siempre cosas, sin embargo eso es el equilibrio que nos brinda la vida. La información de esas cosas genera un movimiento para que todo se ubique en un nuevo lugar, en el lugar de ese presente en el que surgen, entonces yo aprendo la lección y también me sitúo en mi nuevo lugar, en el lugar de ese presente continuamente cambiante.

Reconociendo las leyes de la mente, sabrás entender la información. La mente es la sustancia con la que revestimos el mundo de las ideas. Un pensamiento es una idea impregnada de esa sustancia, es decir, un pensamiento es una idea revestida con sustancia de mi mente individual concreta o inferior, por lo que depende de mis propias creencias y, por lo tanto, no es auténtico.
Ese pensamiento genera una forma, tiene una dinámica geométrica, se desplaza por el espacio e interactúa con otras formas. Si una forma de pensamiento coincide con otra forma, hay resonancia, hay comunicación, telepatía, a nivel mental no hay distancia ni espacio/tiempo tal como lo concebimos.
¿Todavía crees que tú no intervienes en todo lo que sucede en el mundo?

Observemos en que nivel vibran nuestros pensamientos, este es un ejercicio de autoconocimiento: ¿me dejo influir por informaciones extremistas? ¿Mis pensamientos son de temor, de críticas, de juicios condenatorios?
Si es así, estás en la polaridad del miedo y esos pensamientos se unirán a formas de vibración similar, aumentando y nutriendo todo eso que te disgusta o que temes. Debemos ser conscientes de lo que pensamos, tenemos el poder de cambiar nuestros pensamientos y ubicarlos en el centro, en el presente. El peligro estriba en que todos esos pensamientos similares forman una falsa, pero potente, vibración colectiva que determina su manifestación en nuestra realidad concreta, reforzando nuestra creencia de que eso es tal como pensamos, con lo cual entramos en una rueda sin fin de falsas creencias que se nutren a sí mismas.
Por eso es necesaria la alineación en nuestro centro, en nuestro presente, ya que todo tiene dos polaridades y es necesario unir esas dos polaridades para revelar la unidad. Para que haya corriente o movimiento se necesita una diferencia de potencial, positivo y negativo, día y noche, luz y sombra, yin y yang, cuerpo y alma, o todo sería estático y la información no fluiría.
La información fluye por esa diferencia de potencial, pero si yo me identifico solo con uno u otro polo, la vida no se integra, no se completa. No hay ni una sola cosa en la vida a la que no le podamos encontrar la otra cara, todo tiene dos polos, y el arte de vivir es revelar esa complementariedad, el artista plasma en el lienzo la luz y las sombras  para darle un sentido a su obra.
El arte de vivir es construir esa complementariedad entre los pares de opuestos.

EJERCICIO PRÁCTICO:
Retírate a tu santuario interior, busca ese lugar sin tiempo ni espacio, vacíate de los ruidos externos y en ese vacío hallarás la plenitud.
Observa tu cuerpo, tu postura, tu respiración y, durante unos minutos, haz una respiración controlada: inspiración 6, retención 3, exhalación 9, pausa 3.
Deja que la respiración se realice de forma habitual en ti y deja que tu mente “mire” tu respirar.
Enseña a tu mente a estar centrada solo en el presente. Siente tu cuerpo y observa desde los pies las diferentes sensaciones y pequeños movimientos vibratorios de tu cuerpo. Si surgen pensamientos, míralos, ¿Cómo los definirías? ¿son de unidad o separativos?
No tengas prisa, ni ninguna expectativa, solo mira, solo observa, estás en ti, en tu presente. Con la práctica trasladarás esa atención presente a toda acción de tu vida cotidiana y eso dará luz e integración a tu vida. La vibración de tu conciencia en presente es incompatible con el sufrimiento.
Toma respiraciones más profundas y agradece tu luz.

Trabajo grupal de los lunes 9 y 16 de marzo.

Gracias por tu atención

sábado, 28 de febrero de 2015

RECORDATORIO

Hola a todos! 
Un pequeño apunte recordatorio: como sabéis, mañana lunes retomamos las sesiones de trabajo grupal (18.30h, en la Sala Polivalent de Seva).

Tras un pequeño cambio de impresiones, nos centraremos en el aquí y el ahora, que es el único instante que existe.
Realizaremos un trabajo de observación de la mente, del movimiento de la mente, e intentaremos  ir más allá y ser conscientes del observador que observa la mente y sus distraídos movimientos saltando entre el pasado y el futuro, para poder así darnos cuenta del poder y de la energía que perdemos al alejarnos del único instante: el presente.

La próxima semana seguiremos con los ejercicios prácticos.
Un saludo y gracias a todos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...